martes, 21 de marzo de 2017

Sólo entra en el corazón la pura verdad

Lo que dentra a la cabeza, de la cabeza se va.
Lo que dentra al corazón, se queda o no se va más.
Tú quieres saber porqué.
Escúchalo bien. Escúchalo bien al corazón, sólo dentra la pura verdad
                                             Atahualpa Yupanqui

lunes, 20 de febrero de 2017

De la Circular Médica, Goetheanum, Febrero 2017

Yace en cada vida
El  nuevo gérmen de la vida.
Y el alma perece por la vida antigua,
con el fin de madurar, inmortal, para la nueva.

   Rudolf Steiner, bosquejo. Obras completas GA40.

Ahora. Puesto que he superado el miedo de los demás, de mí, de la oscuridad de allá abajo:
En la frontera de lo increíble, aquí termina lo conocido.
Pero, desde el más allá, mi ser cumple algo con la posibilidad de su origen.

   Dag Hammarskjöld

lunes, 13 de febrero de 2017

No hay silencio ni tristeza ni lágrimas

No hay silencio que Dios no entienda,
Ni tristeza que el no sepa.
No hay amor que el ignore,
Ni lágrimas que no valore.

Pensamientos de las Sagradas Escrituras

lunes, 30 de enero de 2017

..."un agudo retratista del imperfecto arte de mirar "...

Ver, dibujar, escribir
asimilar, comprender.
Un mirar que comienza a comprender.

El es un relator, porque oye, dice él
El dibuja porque el quiere aprender a ver.

   John Berger  *1926  + 2017

domingo, 29 de enero de 2017

Coraje, comprensión y fuerza

Coraje, comprensión y fuerza.
Para hacer que nuestros hijos
no sean sólo trabajadores y
útiles para la vida exterior,
sino que lleven en su alma
serenidad y plenitud
en su vida interior.

Rudolf Steiner en  "Los dramas misterios"

Así es el hombre

Así es el hombre
Es un ser de doble aspecto:
Mortal e Inmortal.

Lo mortal está en su fase final.
Lo inmortal en la inicial

                        Rudolf Steiner

El consuelo de la noche

El consuelo de la noche

Suaves manos tiene la noche
y me las acerca hasta mi lecho
temiendo que yo tenga lágrimas
acaricia segura mis ojos.

Luego abandona el cuarto
susurros oigo leves y sedosos
y la rama de espinas del sufrimiento
  arrastra ella con su manto. 

Ludwig Jacobowski